7/4/12

siesta




2 comentarios:

Tesa dijo...

Lo cazaste con esa luz tenúe que acentúa la placidez del durmiente.

Parece que tuvo un día ajetreado con esos primástico que asoman por el borde.

Nunca pude dormir al siesta, no duermo jamás de día, y envidio a los que lo hacen.

Un beso, Elisa.

VivianS dijo...

Seguro que salió huyendo de su esposa (es casado) en busca de un rato de tranquilidad. Bien por él.