23/2/16

la otra orilla




3 comentarios:

XuanRata dijo...

Y desde la otra orilla, una llamada. Cuesta resistirla. Ese resplandor eléctrico. Y sobre todo ese tono de oro mate, envejecido, que tiene el mar.

Luis dijo...

Un modo de medir la luz que es para nota alta. Has logrado un color que es pura magia. Un horizonte que hace que anhelemos alcanzarlo. Un abrazo Elisa

Tesa Medina dijo...

Preciosa. No es fácil el equilibrio entre las parte iluminadas y las sombras. Y que, además, conserve la textura tanto el cielo como el agua.

Muy chula, Elisa. Me gusta mucho.

Un beso,